Horario
Lun
10 am - 2 pm
Mar
10 am - 2 pm / 5 pm - 8 pm
Mie
solo citas
Jue
10 am - 2 pm / 5 pm - 8 pm
Vie
5 pm - 8 pm
Sab
10 am - 2 pm
Dom
Cerrado
Teléfono (462) 6244932
Correo electrónico info@drgarcivenas.com
Cuando la amputación es inevitable 

Cuando la amputación es inevitable 

Tu médico agotó las opciones disponibles y la amputación es inevitable, ¿Cómo estar preparado? ¿En qué situaciones se debe realizar una amputación? ¿Quién es el indicado para realizarla? ¿Qué me va  pasar después?

Aunque el objetivo de cualquier profesional de la salud, especialmente el angiólogo, es salvaguardar la extremidad, existen algunos casos en los cuales una amputación es inevitable y recomendable.

Una amputación realizada a tiempo no solo resolverá un problema grave al paciente sino que incluso puede salvar su vida en muchos casos.

¿Cuáles son las indicaciones para amputación?

En este caso, no trataremos las amputaciones traumáticas ocasionadas por accidentes laborales o de tránsito. Existen muchas enfermedades que ponen en riesgo tus extremidades, especialmente tu pies y piernas, entre las más comunes se encuentra la diabetes, que de hecho es la primera causa de amputación no traumática en el mundo, la insuficiencia arterial es también una causa importante de amputación, otras enfermedades como la artritis reumatoide, esclerodermia, lupus, insuficiencia renal en hemodiálisis y arritmias cardiacas también provocar una amputación.

Factores de riesgo para amputación  
Diabetes Artritis reumatoide
Insuficiencia arterial Esclerodermia
tabaquismo Insuficiencia renal
hipertensión Arritmias cardiacas

Sin embargo existen cuatro indicaciones básicas para una amputación

  1. Infección grave que ponga en riesgo la vida que no responde al tratamiento.
  2. Dolor grave que no responde a las dosis máximas de analgésico
  3. Progresión de la isquemia a pesar del tratamiento óptimo.
  4. Isquemia irreversible.

Si el paciente presenta cualquiera de estas indicaciones generalmente no habrá otra opción excepto la amputación, que deberá realizarse a la brevedad, en cuanto las condiciones del paciente lo permitan.

¿Cómo preparase para una amputación?

En los casos en lo que la cirugía debe realizarse de  forma urgente no hay mucho tiempo para prepararse, en estos casos el médico tratará de optimizar el tiempo, solicitando las valoraciones más urgentes (anestesiólogo e internista) para poder realizar el procedimiento de la forma más segura posible.

En caso de presentarse un problema crónico en el que el paciente tiene tiempo de preparase, lo ideal es acudir a valoración por su médico internista o cardiólogo, una consulta con el anestesiólogo es indispensable ya que este tiene más herramientas para la prevención y control del dolor antes y después de la cirugía, además de que será el responsable de mantener al paciente en buenas condiciones durante el procedimiento, el médico solicitará los estudios de laboratorio pertinentes, incluidos radiografías y electrocardiograma como mínimo.

El paciente deberá prepararse emocionalmente a sí mismo y a su familia para los cambios en su vida por venir, esto con ayuda de un sicólogo o  tanatólogo.

¿Quién deberá realizar el procedimiento?

Existen muchos profesionales de la salud calificados para realizar amputaciones especialmente los cirujanos generales, traumatólogos y los cirujanos vasculares. En el caso de las amputaciones por insuficiencia arterial, se requiere de técnicas especiales y cuidadosas para optimizar el sitio de amputación y aumentar la posibilidad de cicatrización, en estos casos el cirujano vascular tiene más experiencia.

¿Hasta dónde deben amputar?

Evidentemente el paciente siempre desea conservar la mayor parte de su extremidad. El nivel de la amputación depende mucho del tipo de enfermedad y las características del paciente.

En lo casos de infección por diabetes en los que no está comprometida la circulación a veces puede bastar una amputación de uno o más dedos o incluso medio pie. Si la circulación está comprometida es muy difícil que estas amputaciones limitadas tengan éxito, y generalmente se requiere una amputación por debajo o incluso arriba de la rodilla.

Independientemente del nivel de la amputación, esta debe realizarse SIEMPRE  en condiciones de higiene y seguridad adecuadas como una sala de cirugía menor o  un quirófano, pero nunca en el consultorio. Se debe proporcionar al paciente una analgesia adecuada y monitorización de signos vitales.

¿Qué hacer después de la amputación?

Inmediatamente después de la amputación el paciente deberá permanecer en observación por algunas horas, en el caso de amputaciones de dedos podrá recuperarse en casa el mismo día, cualquier otra amputación deberá permanecer en hospital por lo menos 24 horas para garantizar analgesia adecuada, vigilancia metabólica en caso de pacientes con diabetes y antibióticos en caso de infección.

La mayoría de los pacientes podrán cuidar de su herida en casa lavando diariamente con agua y jabón y manteniendo la herida cubierta.

Durante las primeras semanas el paciente no podrá subir y bajar escaleras, necesitará ayuda para movilizarse y realizar sus actividades cotidianas. Una vez cicatrizada la herida podrá moverse con mayor facilidad.

El control médico estrecho por parte del cirujano, anestesiólogo para control del dolor, internista para control de diabetes, nutriólogo, rehabilitador, sicólogo garantiza una recuperación rápida y cómoda.

¿Podré usar una prótesis?

Es una pregunta muy común,  las amputaciones de dedos o medio pie generalmente no requieren de aditamentos especiales, para amputaciones por debajo o por arriba de la rodilla las prótesis pueden ayudar a movilizarse de forma más independiente, incluso con amputaciones de ambas piernas pueden moverse solo con ayuda de un bastón. Las prótesis, aún las de mejor calidad, son pesadas, difíciles de usar y requieren de fuerza y buena condición física para poder usarla algunas horas al día después de un largo periodo de rehabilitación.

Desafortunadamente la mayoría de los pacientes presentan padecimientos crónicos debilitantes como la diabetes, insuficiencia arterial, problemas cardíacos por lo que su capacidad física es mala y  no podrán utilizar una prótesis. La rehabilitación en estos casos les permite realizar sus actividades de forma independiente en silla de ruedas o andadera.

Compartir

Comments are closed.