Accesos vasculares

3 cateter venoso (1)La insuficiencia renal crónica, independientemente de su causa, puede requerir en algún momento de su evolución de una terapia de sustitución de la función renal como la hemodiálisis.

Aunque la hemodiálisis, así como la insuficiencia renal, es tratada por el nefrólogo, es indispensable contar con un acceso vascular para poder llevar el procedimiento de forma adecuada.

Existen dos tipos de accesos vasculares, los catéteres y las fístulas arteriovenosas.

La elección del tipo de acceso y el momento de su realización será decidida de forma conjunta por el paciente y el nefrólogo.

El trabajo del angiólogo es seleccionar el sitio más adecuado y realizar el procedimiento en las mejores condiciones.

catéter venoso central

Generalmente utilizado en situaciones de urgencia en pacientes que requieren de hemodiálisis inmediatamente, la colocación de catéter venoso central se ha vuelto un procedimiento con el que nefrólogos y cirujanos vasculares han tenido que tratar en los últimos años con más frecuencia.

Catéter venoso central

¿QUÉ ES UN CATÉTER VENOSO CENTRAL?

Es un dispositivo que se introduce en una vena grande a través de la piel hasta tu corazón. Tiene unas extensiones que se conectan directamente a la máquina de hemodiálisis, se utiliza en situaciones de urgencia o en pacientes en quienes no es posible colocar una fístula arteriovenosa.

Por el diseño del mismo no se deben utilizar por más de 3-6 meses ya que presentan riesgo de infección o trombosis venosa

¿CÓMO SE COLOCA UN CATÉTER?

En nuestra unidad contamos con una amplia experiencia trabajando con pacientes con insuficiencia renal, por lo que la colocación del catéter venoso central se ha convertido en un procedimiento 100% estandarizado.

Todos nuestros procedimientos son llevados a cabo en quirófano bajo la supervisión de un anestesiólogo, asistidos además de un ultrasonido que nos permite maximizar las posibilidades de éxito y al mismo tiempo disminuye las complicaciones.
4 fistula (1)

Fístula arteriovenosa

Diseñada desde los años 60´s, la fístula arteriovenosa hoy por hoy es el acceso ideal para los pacientes en hemodiálisis.

¿CÓMO SE HACE UNA FÍSTULA ARTERIOVENOSA?

Consiste en una pequeña cirugía que se realiza con anestesia local en alguno de tus brazos, en esta se conecta una vena superficial con una arteria lo que permite el paso directo de la sangre por la vena elegida. En un plazo de 4-6 semanas esta vena se puede puncionar y conectarse a la máquina de hemodiálisis.

Al usar tus propias venas, no se requiere de materiales extraños por lo que el riesgo de infecciones y trombosis disminuye considerablemente, además de que te permite realizar tus actividades normales como ejercicio y baño en regadera sin preocuparte.

Compartir